EL CINE ARGENTINO ES ÚNICO, PORQUE ES NUESTRO

La vital importancia de defender la industria del cine nacional

En un mundo saturado de producciones cinematográficas provenientes de todos los rincones del planeta, la preservación y el apoyo a la industria del cine nacional se vuelven fundamentales. En el caso particular del cine argentino, esta defensa no solo responde al orgullo patrio, sino también a la protección de una forma de expresión cultural única y valiosa.

A lo largo de décadas, el cine argentino ha dejado una huella indeleble en la historia del séptimo arte. Desde sus primeros pasos, con obras icónicas que trascendieron fronteras, hasta las producciones contemporáneas que continúan deslumbrando en festivales internacionales, la cinematografía argentina ha demostrado su capacidad para emocionar, reflexionar y conectar con audiencias de todo el mundo.

Sin embargo, hoy nos enfrentamos a una encrucijada, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), organismo fundamental para el desarrollo y la promoción del cine argentino, se encuentra en una situación de riesgo y desfinanciamiento. Esta realidad plantea una amenaza directa no solo para los cineastas y trabajadores de la industria, sino también para la diversidad cultural y la identidad nacional.

La defensa del cine argentino no solo implica apoyar a los realizadores y artistas locales, sino también garantizar la preservación de nuestras historias, nuestras voces y nuestras miradas. Cada película argentina es una ventana hacia nuestra cultura, nuestra sociedad y nuestra historia, y su desaparición o marginalización representaría una pérdida irreparable.

Es necesario comprender que el cine argentino no solo es una manifestación artística, sino también un motor económico y social. La industria del cine genera empleo, impulsa el turismo cultural y proyecta una imagen propia de nuestro país en el mundo. Defenderla es apostar por un futuro en el que nuestras historias sigan siendo contadas, nuestras voces sigan siendo escuchadas y nuestra identidad siga siendo celebrada.

En tiempos de globalización y homogeneización cultural, la preservación y promoción del cine argentino adquieren una relevancia aún mayor. Es momento de reconocer el valor intrínseco de nuestra cinematografía y de unir esfuerzos para protegerla y promoverla. Solo así podremos asegurar que el cine argentino continúe brillando en la pantalla grande y en el corazón de espectadores de todo el mundo.

En este sentido, creamos aquí un top ten, bastante arbitrario, de grandes Clásicos del Cine Argentino:

  1. “La Historia Oficial” – Dirigida por Luis Puenzo
  2. “El Secreto de Sus Ojos” – Dirigida por Juan José Campanella
  3. “Esperando la Carroza” – Dirigida por Alejandro Doria
  4. “La Ciénaga” – Dirigida por Lucrecia Martel
  5. “Nueve Reinas” – Dirigida por Fabián Bielinsky
  6. “El Hombre de al Lado” – Dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat
  7. “Un Lugar en el Mundo” – Dirigida por Adolfo Aristarain
  8. “Nazareno Cruz y el Lobo” – Dirigida por Leonardo Fabio
  9. “El Aura” – Dirigida por Fabián Bielinsky
  10. “La Patagonia Rebelde” – Dirigida por Héctor Olivera

Impulsar, promover y resistir parece ser la consigna actual, y con ese ímpetu los invitamos a sumarse a MIRAR.COM.AR, plataforma de contenido audiovisual argentino perteneciente al Polo Audiovisual de Merlo. Allí podrán acceder a cortometrajes, largometrajes, series, video clips, cursos, y mucho contenido más, de manera libre y gratuita.

3 Comments on “EL CINE ARGENTINO ES ÚNICO, PORQUE ES NUESTRO”

  1. Para mí e l cine argentino es increíble desde nini Marshal
    Barbieri Lolita y otros grandes desde muy chica los admire y tuve la oportunidad de conocer a muchos de ellos. Por más artistas argentinos ❤️🎉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *